Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 septiembre 2007

Miedo al frio

samui-frio-frialdad.gif

De solo pensar en el frió, mi alma se acongoja.
Me siento inseguro, inestable…

Sin embargo amo el invierno.
Camino abrigado por las calles y me siento vivo.
Me encanta ver las nubes oscuras, presagiando más frío.

Pero de ninguna manera puedo tolerar el frío
de un corazón.
Pensar en la muerte de una relación
sin derramar una lágrima me estremece.
Pensar en la sonrisa nerviosa del ser
que acaba de arrancarte de su vida me enloquece.

Cuantos asesinos no dudaron un segundo
por un frío corazón
Cuantos pobres muriendo de hambre
aunque los fríos números digan que no.

Mi cama está fría, aunque estoy rodeado de estufas.
Mi alma está vacía y decenas de personas me quieren ayudar.
Pero el frío me ha paralizado.
El frío ha calado mi cuerpo y se empieza a resquebrajar.
Y ahora solo espero ver pasar la primavera.
Espero el calor de un verano denso y húmedo.
Siento la pesadez de mi cuerpo.
Y la presión del tiempo.
Me entrego al desgano del letargo abrasador.
Y espero morir…
antes de volver a pensar en el frío de tu corazón.

Read Full Post »

Plegaria

zen.jpg

Cielo.
Abre tus fauces oscuras y engulle mi luz.
O quita este dolor que me desgarra.
Y dame un norte hacia donde partir.

Estrella.
Lejana, indómita. Encendida y brillante.
¿Por qué el amor no tuvo tu potencia?
Que negro velo me cegó y martiriza mi andar.

Tiempo.
Asincrónico te mostraste en nuestras vidas.
Y consumiste una vez más a tus hijos.
Desgastados al iniciar el camino.

Nube.
Corre tu cuerpo y deja que el sol me seque.
Derrama tus últimas gotas y abandóname.
O diluye mi existir, para flotar en tus brazos.

Viento.
Borra mi memoria. Erosiona mi piel.
Diluye mi sangre, para no sentir el frío.
Arrójame al vacío si es necesario despertar.

Read Full Post »

Últimamente

El misterio muere esta noche también en la boca de los inocentes. Las vidas que se viven y las que no se terminan de disfrutar. Las construcciones mentales. El desgaste físico y mental. El dolor ya no es dolor. El no dolor es la desesperación de que todo sigue vivo y el todo nunca existió para algunos. Quizás en este silencio estés pensando lo mismo que yo, quizás no estés pensando nada, quizás estés pensando si yo también recuerdo eso…quizás te estés preguntando si a mi también me hace tan mal. Pero esta prohibida su reproducción total o parcial. Las vidas no son recompensas, el pagar no remenda. Hablar es socavar la herida. Y mientras tanto el intento de exorcizar el dolor escribiéndole al viento.

La mirada espere que la mire. La palabra espera que la use. El grito espera abrazar el minuto menos pensado. El corazón golpea y pide no hacer implosión. El aire pesa hoy. Este texto ruega perder en algún momento la subjetividad y los dobles significados, los significados escondidos. Los significados que desconozco, los que alguien debió explicarme.

El desahogo en un papel. La respiración reaparece al final del escrito. Pero las palabras ya no son nada, ya no reflejan el sentimiento. Se vuelven insuficientes, se pierden en la nada y yo voy detrás de ellas en busca de algunas nuevas. Pero son sabias, aunque se muestren verdaderas detrás de ellas siempre se esconde una mentira. Esta es tu mentira, tus palabras lo son. Y soy sin quererlo partícipe de tu cobardía. Sin hablar oculto. Ocultando simulo que nada ocurre. Simulando que nada ocurre me vuelvo tan cobarde como vos…y miento yo también.

Lo amargo y lo dulce se tamizan en el abrazo, en la caricia. La sinceridad y la hipocresía viven de la mano. Los extremos no existen. El miedo es el plato principal y los comensales escapan tapiando sus oídos. La amenaza quita el sueño; el dolor de no volver el tiempo atrás, forja el temor al futuro. El perdón es tan silencioso que no se oye. Y tal vez se me ocurre ahora que el arrepentimiento esté muy lejos de pisar este lugar; que la conciencia no se mire al espejo hoy. Quizás ya no existan mas palabras y el arte sea la única escapatoria. Quizás sea verdad que aquello que no te mata te hace más fuerte.

Palabras sueltas buscan consolar. La tristeza ya no es tristeza. Ser feliz esta impreso como el deseo primerizo, pero somos un gran misterio. Nadie es inocente hasta que se demuestre lo contrario. La impotencia es la bronca enfrascada en el alma. Las palabras están de reserva, la complicidad crece sin comunicación. Escapar ya no es solución. Enfrentar tampoco. Quedarse y seguir. Quedarse y caminar. O correr. La cicatriz arde aun y el más inmenso de los amores no exime el dolor de lo irreversible.

El dolor ya no es dolor. El amor ya no es amor. El llanto ya no es calma. Y la tristeza quiere más que nada desvestirse y nadar. Nadar hacia un río a punto de secarse y fundirse en él.

Dios descansó el séptimo día. Quizás no debió haberlo hecho. Quizás debió haber pensado un poco más al hombre, puliendo sus sentidos, sus carencias, sus grandes contradicciones. Pero las deducciones también se acaban y el `quizás´ se me está volviendo un interrogante sin respuestas al que temo enfrentarme algún día con la verdad en la mano.

El dolor ya no es dolor. El amor ya no es amor. El llanto ya no es calma. Pero yo estaré llendo a ser quien quise ser alguna vez.

 

 

 

 

libertad.jpg

 

 

 

Read Full Post »